¿Vale la pena viajar en avión con tu mascota?

Si volar es estresante para nosotras las personas, imagina cómo es la experiencia de un perro o un gato que está desprevenido y desorientado, cuando vuela en la bodega de carga de un avión. Si estás pensando en viajar con tu mascota en avión te recomendamos leer este artículo primero.

Los viajes aéreos no solo son estresantes para los animales, pueden ser peligrosos. No importa lo suave que sea el aterrizaje, la salida oportuna o la amabilidad de los auxiliares de vuelo. Las condiciones en la bodega de carga de los aviones comerciales no siempre son favorables. Las temperaturas pueden fluctuar enormemente, el ruido puede ser insoportable y la presión del aire puede caer significativamente. Por eso, muchas veces las mascotas que se registran en este espacio debajo de la cabina de pasajeros mueren.

Amamos a nuestras mascotas. Y hoy en día, muchas veces queremos incluirlas en las vacaciones familiares, pero en Florecer Animal recomendamos encarecidamente dejar a los animales en casa, en manos de una persona de confianza, si es posible. Porque desafortunadamente, las aerolíneas muchas veces no consideran a los animales como miembros de la familia. Además, pueden surgir peligros imprevistos una vez que un avión está cargado y preparado para el despegue.

Razas más expuestas a peligros durante un vuelo en avión

Los pugs, boxers, bulldogs y chow chows son solo algunos de los perros de hocico chato o braquicefálicos, cuya fisiología dificulta la respiración fácil, especialmente en condiciones de calor o estrés.

Los carlinos, de hecho, son una de varias razas que ahora están prohibidas en muchas aerolíneas debido a su vulnerabilidad natural al estrés respiratorio. También, al menos cuatro razas de gatos (birmanos, persas, himalayos y exóticos de pelo corto) pueden definirse como «nariz chata». Estos animales, con más frecuencia que otros, pueden tener problemas o dificultades para respirar cuando se los coloca en las condiciones estresantes de la bodega de carga de un avión y, como resultado, enfrentan un riesgo relativamente alto durante el vuelo.  Pero, los dueños de razas que no tienen nariz chata no deben relajarse tampoco, nosotros no recomendamos viajar en avión con tu mascota.

Sugerencias para mantener segura a su mascota cuando vuela

  • Visite a su veterinario para asegurarse de que su mascota esté en condiciones de volar.
  • No vuele con su mascota durante los meses de verano o durante los meses más fríos del invierno.
  • Organice vuelos directos. Las transferencias aumentan las posibilidades de demoras, lo que puede causar estrés a los animales contenidos en la bodega de carga y otros percances, como que una mascota sea enviada al destino equivocado.
  • Si es posible (depende del tamaño del animal), adquiera un espacio para su mascota en la cabina de pasajeros.
  • Si debe registrar a su mascota en la bodega de equipaje, recuerde al personal de la aerolínea y a los encargados del equipaje que hay un animal vivo a bordo para garantizar un manejo cuidadoso. Pida también a los manipuladores de equipaje durante su check-in que la jaula de su mascota se coloque en un espacio bien ventilado y asegúrese de que su mascota tenga agua.
  • No vuele con gatos o perros de nariz chata, a menos que sea por temas de mudanza y que sea estrictamente necesario.
  • Deje a su mascota en casa si va a regresar pronto, y espere un feliz reencuentro de colas que se mueven y ronroneos abundantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.